Posted by : nydia 1 abr. 2015


1. Tu dieta es muy baja en calorías.
Sí, para perder peso hay que rebajar el número de calorías, pero hasta un límite, si sigues una dieta muy hipocalórica, pasas hambre, adelgazas rápidamente al principio pero llega un momento en que ya no notas el hambre y te acostumbras a comer poco y… dejas de perder peso. También gastas menos energía, bien porque te cuesta moverte, estás triste y de mal humor, o porque se ralentiza el metabolismo, entra en ‘modo ahorro’ porque cuanto menos gasolina le das, menos calorías consume.
EL CAMBIO SPORT LIFE: Adapta la dieta a tu vida y no bajes de las 1200 calorías diarias. Si entrenas una hora al día, ten en cuenta el gasto calórico que realizas, y permítete incluso 200 o 300 calorías más al día para que no te falte energía y el motor funcione al 100%.
2. No quemas suficientes calorías.
Acaba de hacerse público un estudio en el que se ha comprobado que las personas con trabajos sedentarios, como estar en la oficina frente al ordenador, o los estudiantes que pasan muchas horas sentados, necesitan hacer más de una hora de ejercicio al día para contrarrestar la inmovilidad diaria y no engordar. En cambio, un trabajo activo gasta calorías a lo largo del día, generalmente muchas más que una hora de ejercicio intenso en la que puedes quemar un máximo de 500-600 calorías.
EL CAMBIO SPORT LIFE: Apúntate al "coffe-break" europeo, y cada dos horas levántate a rellenar la botella de agua, a tomar una infusión, al baño, a hablar con ese compañero de la otra planta en vez de enviarle un correo electrónico, o simplemente sube y baja las escaleras para estirar las piernas. Esto no sólo te ayuda a quemar calorías, también mejora tu salud mental y tu eficacia en el trabajo o en el estudio.
3. No haces ejercicio.
Este fallo es típico de las personas que prefieren sacrificarse durante unos meses con dietas restrictiva que les hacen perder todos los kilos que les sobran, de 5 a 40 o más kilos, pero sin ponerse las zapatillas de deporte. No se puede estar a dieta, y menos a dieta restrictiva toda la vida, y cuando vuelves a comer "normal", sin excesos, vuelven los kilos. Lo que falla es que sin ejercicio los kilos no se mantienen, las dietas con ejercicio son 100% efectivas y duraderas, porque crean hábitos de vida saludables que permiten comer sano y hacer deporte toda la vida, sin sacrificios mensuales y gastando menos dinero y menos mal humor.
EL CAMBIO SPORT LIFE: Prueba a adelgazar con una dieta de toda la vida: ensalada, verdura y carnes y pescados a la plancha con lácteos desnatados, legumbres y mucha fruta, desconfía de las dietas que te prohiben la fruta y verduras.
4. Tu dieta está llena de trampas.
Tú te lo guisas y tú te lo comes… y cuando te pones a dieta sigues tus instintos, desayunas fruta y cereales integrales, te tomas un yogur desnatado para media mañana y llegas a la comida y pides el menú sano con tu ensalada y pollo a la plancha, pero a la hora de la merienda te permites un bollo de chocolate y para cenar te tomas una cervecita de premio ¡porque te estás portando muy bien! Y claro, no adelgazas, afortunadamente tampoco no engordas, porque esta dieta no funciona.
EL CAMBIO SPORT LIFE: Sigue una dieta para adelgazar, por muy sana que sea la cerveza y el chocolate, no puedes permitírtelos todos los días cuando quieres perder peso (al menos si no sabes hacerlo.)
5. No todos los vegetales adelgazan.
Sí, parece que comiendo verde se adelgaza, pero no todos los vegetarianos son delgados, y es que las calorías no entienden de colores en la cocina, pues si bien unas espinacas en ensaladas aportan tan sólo 21 calorías por ración, un plato de espinacas con piñones, pasas y bechamel puede llegar a 400 por ración.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Espacio Alquimista: Jalisco, Mx - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -