El tema del dinero y su administración, en cualquier matrimonio crea siempre polémicas. Independientemente de si ambos aportan económicamente o si sólo uno trabaja mientras el otro se hace cargo de la casa, siempre suele haber disputas y malentendidos en torno al tema de la economía familiar. Por eso es importante tener una buena comunicación, unpresupuesto y un acuerdo previo, para que su economía familiar funcione como lo desean y evitar vivir en una deuda creciente. Por eso tomen nota de estos consejos:

  • Mucha comunicación. Uno de los problemas al hablar del tema del dinero es que suele crear sobresaltos y posturas defensivas. Por eso hay que hacer un esfuerzo para no perder la tranquilidad y hablar claramente de este tema, sin ponerse a la defensiva o cerrarse. Traten de comprender las quejas de cada uno y hagan acuerdos para llevar efectivamente un presupuesto dentro de sus límites. Definan un día al mes o a la semana para hablar de temas de dinero, así estarán más tranquilos y podrán organizarse en torno a sus metas y sus logros.
 
 
  • Establezcan un presupuesto. Es importante distinguir entre los gastos que forzosamente tendrán que hacer, como los servicios, la renta, la escuela de los niños o la comida, y los gastos extra que no son tan necesarios, como el dinero que gastan en salir al cine, a comer u otro tipo de servicios. Hoy en día se pueden encontrar muchos programas y aplicaciones para tablets y celulares que les ayudarán a crear un presupuesto y a mantenerse dentro de él, así que si aún no tienen un sistema para llevar un presupuesto claro, busca alternativas en internet y presenta las propuestas a tu pareja.
 

  • Sean claros con las cuentas. Si el dinero está siendo un problema en su relación, lo mejor será tener claridad y seguir lo pactado. Si ambos trabajan, es importante compartir información sobre lo que cada uno posee, a menos de que entre los dos hayan optado por algo diferente. Trabajar en equipo es importante para mantener un matrimonio feliz y estable, así que toma esto en cuenta y aprende a ser un buen compañero para que puedas pedir lo mismo a cambio.
  • Decidan quién se hará cargo de cada cosa. Puede que uno se encargue de trabajar y traer dinero a la casa, mientras que el otro se encargue de pagar las facturas y no salirse del presupuesto establecido. También hay muchísimos matrimonios en que ambos trabajan, por lo que lo más equitativo es dividirse el trabajo de la casa, por eso hablen de lo que esperan de cada uno y acuerden sus tareas y responsabilidades dentro de la familia.
 
 
  • Vivan de acuerdo a sus posibilidades. Una vez que hayan analizado sus ingresos y hayan hecho su presupuesto familiar, tendrán una mejor idea de sus posibilidades económicas y de los límites que tienen que respetar para evitar caer en un sistema de deuda. Analicen muy bien cada crédito que tomen y traten de hacerlo sólo en casos en donde más que un gasto innecesario será una inversión de futuro, como por ejemplo comprar una casa o apartamento, o para pagar estudios.
  • Impongan metas y hagan un seguimiento. Es importante tener un seguimiento para saber si se están apegando al presupuesto y si están logrando las metas que tienen proyectadas.


Miguel Caballero Fotógrafo