Posted by : nydia 30 sept. 2014

PREGUNTA: ¿ES POSIBLE UN SEGUNDO MATRIMONIO?



En todos mis años de pastoreo siempre he encontrado esta pregunta extremadamente difícil de contestar, ya que para poder responder de la forma más adecuada, primero es necesario el discernimiento dado por el Espíritu de Dios para revelar el corazón detrás de la pregunta. Mi intención con este escrito, entonces, es tratar de proveer una respuesta bíblica a las diferentes motivaciones detrás de la pregunta:

Motivación #1 – “Somos creyentes, nos casamos frente a Dios, pero ya no nos soportamos más y queremos divorciarnos. ¿Es posible un segundo matrimonio?”.

Porque el matrimonio es diseño divino y no una invención humana (Gn. 1:27-28), es un pacto y no un contrato (Mal.2:14) y es una unión frente a Dios y frente a la sociedad (Mt.19:5-6), no puedo decir que “el no soportarnos” tiene una base bíblica para el divorcio.
Es más,  yo podría añadir que un matrimonio de creyentes debe tener como fin el perdón y la reconciliación (Mt.18:15-22).  Si la razón por la que alguien pregunta si es posible un segundo matrimonio es simplemente porque no está dispuesto a perdonar, a mirar su propio corazón, a reconocer sus fallas, y a morir a sí mismo, un segundo matrimonio con esta motivación no tendría fundamento bíblico, porque no hay una base real para un divorcio. Para el Señor Jesús, el divorcio es una excepción y no la norma (Mt. 19:3-6).

Motivación #2 – “Yo estuve casado antes de ser creyente, pero ahora que el Señor ha venido a mi vida me gustaría casarme otra vez. ¿Es posible un segundo matrimonio?”.

¡Por supuesto que sí! Todo lo que éramos y habíamos hecho antes de haber sido reconciliados con el Señor ha sido completamente perdonado y olvidado (2 P. 1:9). En Cristo, todo creyente es una “nueva criatura” y todo lo demás es historia (2 Co. 5:17). Claro, es importante buscar el consejo de tu pastor y buscar sanar —no necesariamente restaurar— toda relación del pasado (Ro. 12:18).

Motivación #3 – “Mi esposo me fue infiel y nos divorciamos, ¿es posible un segundo matrimonio?”.

Sí, es posible. El Señor Jesús es enfático al decir en Mateo 5 y en Mateo 19 que un divorcio por inmoralidad sexual (porneia) es permitido (Mt. 5:31-32Mt. 19:9),  por consiguiente un segundo matrimonio de una persona que ha sido víctima de adulterio también es posible. Por supuesto, no toda infidelidad debe terminar en un divorcio: en Cristo el perdón es posible y algo que buscar.

Motivación #4 – “Soy creyente y estoy casado con una no creyente, estoy pensando divorciarme, ¿es posible un segundo matrimonio?”.

En esto el Apóstol Pablo nos puede ayudar. En 1 Corintios 7, Pablo les hace una exhortación a los miembros de la iglesia a permanecer casados aun si sus esposas/os no son creyentes. La única condición es que el esposo/a no creyente “consienta vivir con ella/él” (1 Co. 7:12-13). ¿Por qué es esto importante? Porque si el creyente está dispuesto a mantener su matrimonio y la pareja no, frente al Señor el creyente es libre de culpa; puede buscar un segundo matrimonio y ahora con alguien con el que no haga un yugo desigual. Pero recuerda, es el incrédulo quien busca el divorcio, no el creyente.

Motivación #5 – “Yo cometí adulterio y mi esposa se divorció de mí, ¿Es posible un segundo matrimonio?”.

Ésta,  en mi opinión,  es una de las preguntas más controversiales y complicadas de responder. Lo primero que podría decirse frente a esto es que  aunque el creyente haya sido el victimario, la Biblia todavía lo llama a arrepentirse y a buscar la reconciliación por lo que el matrimonio es y simboliza (1 Co. 7:27Ef. 5:32-33). Sin embargo, si la reconciliación es imposible, si la persona ha mostrado frutos de arrepentimiento, si es parte de una comunidad de fe, si está rindiendo cuentas sobre su vida, y si está bajo el cuidado y pastoreo de un anciano o grupo de ancianos, de manera personal diría que un segundo matrimonio es posible.
¿Por qué digo esto? Porque el pecado nunca ha definido al creyente. El creyente es definido solo por una cosa: la sangre de Cristo derramada en la cruz del Calvario a favor del pecador. Es en Cristo que la persona está segura, y es ahí mismo donde radica su identidad. El divorcio no define al creyente. La Cruz lo hace. ¿No es la gracia suficiente para empezar de nuevo?

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Espacio Alquimista: Jalisco, Mx - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -