Posted by : nydia 10 nov. 2014




Independencia: esta palabra retumba en tus oídos desde hace años; fantaseas con sentarte a ver la televisión en la sala de tus sueños y comprar tu refri, mismo que llenarás con tooodas las cosas que te encanta comer. Además, la idea de ser dueña de tus horarios no te desagrada para nada, ni tampoco la libertad de reservar para ti cualquier explicación relacionada con tu rutina diaria. Suena divertido, ¿no crees? Sin embargo, la realidad supera la fantasía, y lo cierto es que esto de hacer mudanza de la casa de tus padres a un sitio nuevo no siempre resulta tan sencillo. Vivir sola implica planeación, inversión y mucha organización. ¿Lo bueno? ¡Vale la pena! Y para darte una ayudadita, te decimos lo que debes considerar antes de aventarte a decirle “bye” al cuarto de tu infancia.
1. Prepara tus finanzas. En sus marcas, listas, ¡fuera de casa! El primer paso es decidirte y el segundo, no dejarte llevar por el impulso, sino planear todo de tal manera que no tengas que regresar a tu antiguo hogar con la cola entre las patas. “Cualquier independencia empieza por la financiera. A todas nos ilusiona pensar en nuestra primera casa y darnos cuenta de que todo lo que está ahí es producto de nuestro esfuerzo, pero asegúrate de que tienes los recursos económicos necesarios para independizarte”, recomienda Nydia Maldonadoneurolife coach (lifacoach-mexico.com).
Para empezar, debes tener ahorrado, por lo menos, tres meses de lo que vas a pagar de renta, en primera, para tomar en cuenta detalles e imprevistos (goteras, daños en las puertas, cortinas...), y en segunda, para dejar el depósito (generalmente, te piden un mes, más una renta adelantada). Por otra parte, recuerda que la cantidad de renta que pagues no debe ser mayor a 30% de tu sueldo. Calcula otro 10% para los servicios: agua, luz y teléfono. Si no puedes con esto, considera buscar una roomie
2. Define qué necesitas ¿Roomies? ¿Elevador? ¿Lugar para tu coche? ¿Vigilancia 24 horas? ¿Cerca de una estación de metro? “Haz una lista de lo que te gustaría que tenga tu departamento: iluminación, espacio, ubicación, estacionamiento; piensa en tu vida cotidiana y cómo una nueva casa debe adaptarse a eso que tanto te encanta; por ejemplo, que esté cerca del parque si te gusta correr al aire libre," señala la life coach. Visualízate en ese lugar y, ojo, también es importante que estés familiarizada con la zona. 
3. Sé ordenada. Te presentamos el sacudidor, la escoba, el limpiabaños y, si tienes suerte, la aspiradora. Ahora son ¡tus BFFs! Cuando logres el sueño de estar por tu cuenta, recuerda que ahora depende de ti mantener tu casa aseada y cómoda. “Entre más prolongues el tiempo para ordenar, más pesado será el trabajo. Limpia cuando termines de usar, lava los trastes en cuanto acabes de comer y deja todo en su lugar desde el inicio; a lo mejor se te hará pesado, pero con el tiempo, te irás acostumbrando a tener todo en orden”, dice Nydia. Quizá al principio, te parecerá fácil no tender tu cama o dejar los trastos de la cena para el día siguiente, aunque después, este caos te pondrá de malas. Vivir sola es sinónimo de responsabilizarte de ti misma, no de jugar a estar de viaje en un hotel de lujo...
4. Algunas medidas de seguridad. La seguridad es uno de los temas clave que tienes que pensar a partir de ahora. Para ello, Nydia Maldonado recomienda: “Deja copias de tus llaves en casa de tus padres, pareja, amigos o vecinos de confianza. Ahora que estarás sola, es esencial saberte protegida: antes de dormir o al salir, asegúrate de haber cerrado las puertas, apagado la estufa, el aire acondicionado y las luces." Se lee muy sencillo, pero dar por sentado cualquiera de estos puntos puede traerte más de un problema. 
Tus vecinos también pueden ser tus aliados a la hora de ver por tu bienestar, pues aunque algunos de parezcan molestos, es importante conocer los rostros de quienes están cerca de ti. “Es impresionante la cantidad de situaciones en las que te pueden acompañar: llevarte al médico en caso de emergencias, cuidar tu casa mientras andas de viaje, alguien con quien platicar tras un difícil día de trabajo, incluso ¡tomar un drink casual!”, dice Nydia.
5. Come saludablemente. No por vivir en una depa nuevo te olvides de tu verdadera casa: tu cuerpo. María, diseña- dora de 30 años, que ahora vive en Australia, donde estudia una maestría, confiesa que abandonó los buenos hábitos al dar inicio su independencia. “Cuando me fui a vivir sola, comencé a cenar con vinito o con cerveza entre semana, desayunar panecitos y cenar algo ‘rápido’ porque estaba demasiado cansada para cocinar algo más elaborado. De repente, me di cuenta de que ya tenía cinco kilos de más por esos pequeños descuidos”.
¡Que no te pase lo mismo! Esta etapa es un buen parteaguas para comenzar a mejorar tus hábitos alimenticios y evitar caer en excesos. Ahora tú haces las compras, y aunque es tentador llevar decenas de cajas de galletas, con el tiempo descubrirás que haber preferido cosas saludables en lugar de carbohidratos te hará sentir bien en todos los aspectos.
6. Tu mejor amiga ¿Preparada? ¡Bienvenida a la aventura de tu vida!, en la que, al fin, serás la única dueña de tu espacio y tus horarios, en la que los límites los pones tú y decides en dónde colocar ese cuadro que amas, si prefieres cortinas o persianas y si la televisión se queda adentro o afuera de la recámara. Pero, sobre todo, di “hola” a pasar tiempo contigo, a conocerte, a descubrir que primero tú, luego tú y al final tú, porque eres la mejor compañía que puedes tener. “Esta nueva etapa te dejará mucho aprendizaje sobre ti y para la vida; te encontrarás ante la posibilidad de reconocerte e identificar tus alcances. Aprovecha y disfruta saber un poco más de ti”, dice la coach. La independencia te ayudará a ver que la soledad no es una tragedia griega, sino una oportunidad de mimarte, reflexionar sobre tus sueños y tomar fuerzas para perseguirlos. ¡Bravo!

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Espacio Alquimista: Jalisco, Mx - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -